Ir al contenido principal

La Apuesta de Pascal

Nosotros, que somos finitos, conocemos que existe un infinito pero ignoramos su naturaleza; pues lo finito y lo infinito son inconmensurables. Así, pues, no podemos saber nada acerca de Dios, mediante la razón.

La razón no nos dice nada acerca de la existencia de Dios. ¿Porque, entonces, hemos de creer? La razón no nos dice nada, tampoco, acerca de la no-existencia de Dios. Es un problema que la razón no puede resolver. Sin embargo, debemos decidirnos por creer o no creer en Dios, es una apuesta que tenemos que hacer.


Si apostamos porque Dios no existe y resulta que no existe, no habremos ganado mucho, solamente que acertamos en nuestra apuesta. Pero si apostamos porque Dios no existe y resulta que existe, lo habremos perdido todo, pues nos perderemos de la salvación, el bien mas grande de todos.

Si apostamos porque Dios existe y resulta que no existe, no habremos perdido mucho, nos habremos equivocado. Si apostamos porque Dios existe, y resulta que existe, lo habremos ganado todo, esto es, habremos ganado la salvación. Así pues, debemos creer en Dios, ya que de este modo tendremos una perdida modesta, o una ganancia inmensa, mientras que si no creemos en Dios tendremos o bien una ganancia modesta o una pérdida inmensa.

Blaise Pascal